La pedagogía como competencia básica

  ETIQUETAS Pedagogía Pensamientos

04 de noviembre de 2015

Sabemos que una competencia básica de nuestro tiempo es "aprender a aprender", es decir, a actualizar y a ampliar constantemente nuestros conocimientos para responder a los cambios que experimenta el entorno. Sin embargo, también como competencia básica, deberíamos considerar la importancia de "aprender a enseñar". Sí, enseñar bien es algo que apreciamos en maestros y profesores y que debe ser, sin lugar a dudas, reconocido y potenciado; pero "comunicar con pedagogía" no es una función exclusiva de ellos. 

En la Sociedad del Conocimiento son muchos los profesionales que forman a otras personas compartiendo con ellas información y saberes propios de su campo. Dirigir un equipo o una organización exige comunicar con pedagogía. Los consultores, los coaches... a menudo imparten formación. Los propios directivos o cuadros de una organización tienen entre sus competencias la obligación de enseñar a las personas a su cargo. Liderar y trabajar en equipo implica también gestionar "comunidades de enseñanza-aprendizaje".

En la vida profesional se puede aprender y enseñar de muchas maneras: a través de cursos, seminarios, talleres; también a través de medios de comunicación: revistas, manuales, etc.; de encuentros y congresos, reuniones de trabajo, relaciones informales... Aunque las formas son diversas en todos estos contextos se enseña y se aprende, es decir, se intercambia información y conocimiento que tiene utilidad para el desarrollo de las competencias profesionales de las personas.

Una madre o un padre que saben educar a sus hijos con pedagogía; un directivo que sabe liderar con pedagogía, un político que sabe ejercer su función con pedagogía, un consultor que sabe asesorar con pedagogía... ninguna de estas expresiones nos es extraña porque todos sabemos la importancia que en la vida tiene encontrarnos con personas que saben aprender y enseñar eficazmente.

Por eso, al igual que las habilidades comunicativas, la formación pedagógica debería formar parte de las competencias básicas de cualquier individuo y de cualquier profesional, porque de un modo u otro es muy probable que en el transcurso de su actividad tenga que aprender de y enseñar a otras personas.

Fco Javier Malagón Terrón